Cannabis


A propósito de la primera cosecha de cannabis en La Florida y el creciente debate en torno a la legalización en distintos niveles de la planta; bien vale preguntarse cuáles son los beneficios de su uso farmacológico.
Si bien los estudios que se han hecho en torno al potencial de la sustancia no han sido conclusivos. La docente de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Stefanie Chalmers, apuntó que "el beneficio clínico se adjudica al efecto estabilizador de las membranas neuronales, ejercido por uno de los componentes de la marihuana llamado Cannabidiol (CBD), el cual actúa de forma análoga a un antiepiléptico".
De ahí que el aceite de marihuana se utilice en la dieta cetogénica con excelentes resultados en el control de convulsiones, "en muchos casos, su eliminación total e incluso por toda la vida, aun cuando la dieta sea suspendida luego de algunos años de su aplicación".
Una dieta cetogénica dice relación con el suministro alimenticio controlado médicamente, que consiste en aportar los sustratos nutritivos en una distribución y proporción tal, que se simulen las condiciones metabólicas producidas durante el ayuno.
Es por ello que el organismo reemplaza el uso de glucosa por el de los ácidos grasos, con la consecuente formación de cuerpos cetónicos para la obtención de energía. "La presencia de cuerpos cetónicos en la sangre se asocia a la disminución o evitación completa de las crisis convulsivas".
El estado cetogénico se presenta naturalmente en situaciones de ayuno y frente a una baja o nula actividad de la insulina, por lo que el suministro de sustratos a través de la dieta es ajustado cuidadosamente a fin de imitar dicho estado, comenzando con un ayuno de 2 a 3 días. La ejecución de la dieta es compleja en sí, porque se busca imponer y mantener al organismo en un estado metabólico similar al ayuno, aun cuando se continúa dando alimento.
subirPotencial ayuda
Pero ¿dónde entra en juego el aceite de marihuana? En el punto en que colabora enmejorar los resultados de esta dieta, que se basa en la ingesta casi exclusiva de alimentos grasos.
Chalmers advirtió que "aunque la marihuana ofrecida en preparaciones alimentarias de distintos tipos ha demostrado colaborar con el control de las convulsiones, al incorporarse terapéuticamente como parte de la dieta cetogénica debe ser en formato de aceite, ya que además sus componentes terapéuticos demandan la presencia de grasas para su absorción".
La dieta cetogénica es la última alternativa terapéutica utilizada frente a casos de epilepsia y solo indicándose cuando ésta es refractaria al tratamiento farmacológico; situación que en Chile se aproxima a los 90 mil casos y no posee cobertura Auge.
Aún así, dicha dieta tiene un nivel de efectividad elevado y bajos efectos adversos. Por eso "no solo debería considerarse como última estrategia de abordaje terapéutico después del fracaso farmacológico, sino que debería validarse y promoverse su aplicación temprana, así como la incorporación en ella de todo tipo de alimento que mejore o potencie aún más su beneficioso impacto".